Sábado, 25 de Mayo de 2024
  
25/05/2024 11:02:14
Interés General
Insólito accidente doméstico
Compartir en Facebook    Compartir este artículo en Twitter    Compartir este artículo en WhatsApp    Imprimir esta nota
Domingo, 8 de junio de 2008

A veces las tragedias ocurren con cosas que uno jamás imagina. Es el caso de Luciano Cortés, un chico cordobés de 12 años que perdió dos dedos al explotar la batería de su teléfono celular, en el momento en el que lo enchufaba para cargarlo de energía.

"El estallido fue como una bomba, tanto que los vecinos salieron a preguntar qué pasaba", describió el abuelo del nene, Carlos Cortés, a un matutino de esa provincia.
Luciano perdió dos dedos, el mayor y el anular de la mano izquierda, cuando enchufó el aparato para cargar la batería.
Los médicos sólo pudieron salvarle la primera falange de ambos dedos.
El accidente ocurrió hace dos semanas en la casa de Luciano y recién Cortés, un reconocido fotógrafo de Córdoba, decidió hacerlo público. "Lo cuento para alertar a la gente. No para asustar, sino para que sepan que esto puede pasar y tengan cuidado", indicó.
Según Cortés, expertos le explicaron que "lo que falló fue el transformador del aparato celular : en vez de pasar la corriente de 220 voltios a los 12 que tiene el celular, la corriente pasó directa, hizo volar la batería y lastimó a mi nieto".
De todas maneras y de acuerdo a lo informado ayer por el diario "Clarín" otros especialistas también sugirieron que podría haber sido una falla en el tomacorrientes.
En el Hospital de Niños de Córdoba, donde operaron a Luciano la noche del 27 de mayo, los médicos también le suturaron dos heridas que tenía en el brazo derecho, cerca de la axila: "Eran como dos agujeritos de bala: los cirujanos dijeron que fueron provocados por la descarga eléctrica que, por suerte, fugó por ahí".
Fue, realmente, un susto para Luciano que continúa con curaciones ambulatorias y comenzó una terapia psicológica, ya que el shock sufrido por la explosión le provocó pánico.
"Nos dijeron que de a poco irá procesando lo que le pasó", dijo su abuelo.
Según ingenieros químicos de la Brigada de Explosivos de Córdoba, las baterías de los celulares, por lo general, contienen níquel, sodio, litio, y también cadmio en los modelos más antiguos.
Las baterías pueden explotar si se "sobresaturan de energía eléctrica, o cuando se acercan al fuego. En el caso de este chico, entendemos que puede haber sido una falla del transformador y que la corriente de 220 voltios pasó directa".


Domingo, 8 de junio de 2008

Copyright ©2008
Surcorrentino.com.ar
Todos los derechos reservados

DESARROLADO POR:
www.chamigonet.com.ar