Domingo, 21 de Abril de 2024
  
21/04/2024 11:25:39
Economía
Guiño al campo: Cristina anunció exenciones impositivas y arancelarias
Compartir en Facebook    Compartir este artículo en Twitter    Compartir este artículo en WhatsApp    Imprimir esta nota
Martes, 27 de enero de 2009

Declaró emergencia agropecuaria donde hay sequía. Suspenden impuestos al agro por un año, pero no las retenciones. Las cartas de porte -una erogación anual de $200 millones- serán gratuitas y para Buzzi es persecución a la FAA.

Guiño al campo: Cristina anunció exenciones impositivas y
El gobierno nacional decretó la emergencia agropecuaria para las zonas afectadas por la sequía en todo el país. A través del decreto 33/09, Cristina Fernández de Kirchner decidió beneficiar a los productores con el pago diferido por un año del impuesto a las Ganancias, a los Bienes Personales y a la Ganancia Mínima Presunta.

En un acto en la residencia de Olivos, la Presidenta explicó que los productores no pagarán estos impuestos hasta el 1 de enero de 2010, “en lo que representa un esfuerzo de todos los argentinos; porque no hay otro sector que tenga este beneficio”. La acompañaban ministros, secretarios, gobernadores e intendentes.

Fernández de Kirchner afirmó que el decreto determina la emergencia agropecuaria, en el marco de la ley 22.913. A través del decreto 34/09, se decidió además eliminar el costo de las cartas de porte, que hasta ayer debían pagar los productores por el transporte de las mercaderías. “A partir de ahora será gratuito y más seguro. Son 200 millones de pesos que ahora volverán a mano de los productores”, dijo. El ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, detalló más tarde que el Estado renunciará al arancel y los intermediarios, como la Federación Agraria y el centro de acopiadores deberán renunciar a las comisiones. Más tarde, la ministra de Produccción, Débora Giorgi, reiteró que el Gobierno no tiene previsto “de ningún modo” bajar las retenciones a la soja y el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, se encargó de repetir que las exenciones para los distritos en emergencia “no serán automáticas”. En la conferencia de prensa que ofrecieron juntos, los tres funcionarios repitieron que las medidas anunciadas representan un esfuerzo muy grande para el Ejecutivo y que van a ser “muy rigurosos”.

Esta vez, los anuncios del Gobierno no fueron improvisados. Un equipo de ministros y secretarios venía trabajando en los decretos que firmó Cristina desde hacía por lo menos dos semanas, cuando la emergencia a causa de la sequía se volvió por demás evidente. Un miembro del gabinete que participó en la confección de los decretos le dijo a este diario que los afectados son 97.200 productores. De ese total, un porcentaje cuenta con seguro y no será comprendidoen el diferimiento de impuestos.

El beneficio que otorgará el gobierno nacional incluirá únicamente a los productores que pertenezcan a municipios y provincias que, previamente, hayan declarado la emergencia en su jurisdicción. Se trata de comunas que están ubicadas en Chaco, Santiago del Estero, Entre Ríos, la provincia de Buenos Aires, el sur de Córdoba y el norte de Santa Fe.

Para que un municipio sea considerado zona de desastre tiene que haber un daño del 80% del territorio, y para que sea definido como zona de emergencia, la sequía debe castigar entre el 50 y el 80 por ciento de su sistema productivo. “Si la provincia no decreta el estado de emergencia, nosotros no lo podemos hacer unilateralmente”, afirmó Cheppi.

En la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, hay actualmente catorce distritos en emergencia y seis en zona de desastre, pero ya se prevé que a mediados de febrero la cifra ascienda a sesenta entre unos y otros. Un ministro del gabinete agregó que, en esos casos, los chacareros ya resultan beneficiados con la exención de tasas viales, ingresos brutos y el impuesto inmobiliario rural.

Las medidas llegan en un momento en que la sequía alcanzó una gravedad que reconocen incluso los funcionarios que asumieron la postura más intransigente durante el conflicto con el campo por las retenciones móviles. Ayer, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, reiteró que el Gobierno “se va a poner del lado de los productores”.

Sin embargo, Fernández de Kirchner afirmó que el objetivo prioritario es respaldar a los sectores a los que le va mal, pero “no por razones climatológicas sino por razones estructurales”. Un funcionario del ala dura de la administración K dejó todavía más claro cuál es el pensamiento íntimo del matrimonio presidencial. “Hasta ahora la sequía era un ‘Festilindo’. Ahora vamos a beneficiar a los que están realmente perjudicados”, afirmó ante el grabador apagado.


Martes, 27 de enero de 2009

Copyright ©2008
Surcorrentino.com.ar
Todos los derechos reservados

DESARROLADO POR:
www.chamigonet.com.ar