Domingo, 21 de Abril de 2024
  
21/04/2024 11:58:08
Interés General
La sequía le suma presión al mercado de las carnes
Compartir en Facebook    Compartir este artículo en Twitter    Compartir este artículo en WhatsApp    Imprimir esta nota
Lunes, 16 de febrero de 2009

La mayor oferta de hacienda logró en los últimos meses de 2008 y principios de 2009 ponerle un techo al precio de la carne, uno de los productos clave de la canasta básica.

Sin embargo, como en gran medida esta situación está impulsada por un proceso sostenido de liquidación, la pregunta de distintos consultores y analistas por estos días es por cuánto tiempo se sostendrá esta situación. La sequía, con su impacto en la mortandad de ganado y el descenso de los índices de preñez, suma problemas a la producción ganadera, disparando los pronósticos sobre una relación más ajustada entre la oferta y la demanda, este año, que podría inducir a una suba de precios en el mostrador.

La sequía puso un poco más en jaque a un sector que ya venía golpeado. Integrantes de la cadena sostienen que el precio de la carne al público sufrirá un leve aumento en función de la oferta que se presente en el mercado.

El mayor fantasma que ronda por el sector es la posibilidad que se tenga que importar carne en el país de la carne. El alerta viene de la mano de la gran caída del stock ganadero. Según los datos de la vacunación antiaftósica, en 2008 cayó 1,3 millón de cabezas respecto del 2007. Por otra parte, continúa un proceso ininterrumpido de la liquidación de vientres, que provoca un aumento en la faena pero una desaceleración de producción, debido a que es el menor el peso de los animales que se faenan.

Para algunos analistas la escasez comenzará a notarse en los meses de abril o marzo, y tendrá más impacto en los novillos gordos.

Situación complicada

Daniel Rearte, coordinador del Programa Nacional de Carne del Inta, explicó que si bien la situación es complicada, ya que para un productor perder 100 cabezas es mucho, la falta de agua tuvo mayor impacto en algunas regiones que en otras.

"Hay dos tipos de pérdidas, una es la mortandad de vacas y el otro los por los índices de preñez. La primera tiene distinta magnitud según la región de que se trate", señaló, pero aclaró que esta situación también tiene en relación directa a la recarga de los campos, donde, "hubiese o no sequía iba a ver problemas porque sobran las vacas".

De todos modos explicó que cuando se toman los números agregados a nivel nacional, el problema no fue la alta mortandad de vacas sino "la caída del índice de preñez de este año", ya que "habrá menos terneros y los animales se irán a faena más livianos por falta de peso, en todas las categorías".

Desde su perspectiva, por ahora no va a afectar el consumo, porque hay hacienda. El problema es de acá a dos años.

José Mattievich, del frigorífico con el mismo nombre, dijo que la faltante de hacienda todavía no se siente, pero se va a sentir . "No empezó la exportación a full, el novillo pesado que tiene ese destino, viene de pasto, y pasto no hay", explicó y agregó que los precios internacionales todavía no están en sus mejores niveles ya que la demanda estuvo parada por la crisis internacional.

El empresario señaló que el problema es de largo plazo ya que estima que por la mortandad y el mal estado de las vacas para la preñez, faltarán un millón de terneros para el año próximo.

Los números

Confederaciones Rurales Argentina (CRA) calculó el menor ingreso que recibirá la producción ganadera como consecuencia de la sequía y de la política de precios internos del gobierno.

Estimó que el fenómeno climático provocará una reducción en la oferta de 1.100.000 terneros por un valor de 506 millones de pesos. La falta de humedad pegó en el sistema de engorde pastoril y, si se tiene en cuenta que 9 millones de cabezas son engordadas bajo ese sistema, y que el 70 por ciento del área tiene problemas de humedad, significa que alrededor de 6,3 millones de cabezas producen menos ganancia diaria por falta de pasto. CRA calculó la pérdida por este concepto en 1.724, 62 millones de pesos.

Para José García, presidente de la Sociedad de Carniceros de Rosario, los precios al consumidor se dispararon en febrero del año pasado y llegaron a su pico después del conflicto del campo. Luego comenzaron a bajar y están por debajo del 30% respecto de marzo pasado.

"En los últimos días aumentó, a pesar de que hay mayor oferta que en febrero del año pasado, puede subir en marzo", indicó García, quien subrayó: "No nos interesa que aumente para asegurar el consumo".

En ese sentido, Tonelli, puso una voz disonante. Aseguró que los comercios minoristas no bajaron más que un 15 por ciento los precios en relación al piso más alto que tuvieron durante el conflicto del campo el año pasado.

"Hubo una mejora de rentabilidad del comercio minoristas, y parte del aumento lo puede absorber con el margen que tiene", indicó el analista.

En este escenario, la otra variabale a seguir es la exportación. Lo que preocupa a la cadena es que por primera vez en muchos tiempo se atrasaron los envíos de cuota Hilton, la reina del mercado.

José Mattievich explicó que el cumplimiento de la cuota es de junio de un año a julio del otro, y este año fue entregado en el mes de octubre, más tarde de lo acostumbrado.

"Luego vino la crisis, no había quien comprara, y como se tiene que cumplir en marzo con un 70 por cientopedimos al gobierno nacional una pórroga de 30 días, que fue otorgada días atrás", aclaró.

Mercado ruso

En el sector externo, y luego de un brusco freno de la demanda por la crisis internacional, empiezan a aparecer señales de descompresión.

El mercado de Rusia, con la expulsión de los principales competidores como Brasil e Uruguay, abre otra perspectiva.

"Los mercados están pero el tema es que bajaron los precios a nivel internacional, Brasil está más complicado que nosotros ya que le están poniendo restricciones por todos lados", explicó Daniel Rearte, del Inta de Balcarce.

Complejidad

Para Víctor Tonelli, el año 2009 se presenta complejo para el gobierno ya que la tradicional tensión entre mercado interno y externo tiene en este momento un nuevo condimento de la mano de necesidad de divisas.

"Con Rusia se están haciendo buenos negocios, no a los precios de la burbuja, pero si a buenos valores", aclaró el especialista.

Para José García, como las ventas a Rusia son de termoprocesados, no interfieren con el mercado interno.

"La exportación nada tiene que ver con el mercado interno, ya que representa el 15 por ciento de la faena total del país, la exportación no puede poner los precios en el mercado interno", indicó y agregó que si bien el cierre la exportación en parte ayudó al mercado interno, lo que se requiere en ganadería son políticas a largo plazo, una buena producción para que el país tenga ingresos.

Lo que pase de aquí en más en el sector ganadero no será indiferente al proceso que atravesará la economía en general. Con un escenario de desaceleración económica y dificultades para mantener el empleo y el ingreso, los precios de la canasta básica alimentaria serán más observados que nunca.


Lunes, 16 de febrero de 2009

Copyright ©2008
Surcorrentino.com.ar
Todos los derechos reservados

DESARROLADO POR:
www.chamigonet.com.ar