Jueves, 22 de Febrero de 2024
  
22/02/2024 10:17:29
Interés General
China y Taiwan, más cerca.
Compartir en Facebook    Compartir este artículo en Twitter    Compartir este artículo en WhatsApp    Imprimir esta nota
Viernes, 4 de julio de 2008

El inicio de los primeros vuelos directos semanales entre China y Taiwán despierta esperanzas de un mayor acercamiento entre dos antagonistas políticos, sin relaciones oficiales en los últimos sesenta años.

Por primera vez desde 1949, ciudadanos chinos han llegado hoy a la isla en un vuelo Directo. Entre los pasajeros había 33 altos funcionarios, incluidos el jefe de la Administración Nacional de Turismo de China, Shao Qiwei, y el director del Departamento de Intercambios de la Oficina de Taiwán, Dai Xiafong.
Un avión de la compañía China Southern Airlines, procedente de la ciudad china de Cantón, aterrizó hoy en el aeropuerto de la capital taiwanesa con más de 100 turistas. Poco después, un avión de la aerolínea taiwanesa China Airlines aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Pudong (Shanghai) a las 10.20h, hora local (02.20 GMT). Ambos vuelos eran parte del acuerdo firmado el 13 de junio en Pekín para establecer vuelos directos entre los dos territorios.
China y Taiwán llegaron el pasado mes a un acuerdo histórico para establecer, a partir de hoy, 18 vuelos semanales de ida y vuelta por compañía entre el continente y la isla, uniendo así regularmente y por primera vez desde 1949 ambos lados del Estrecho de Formosa. Los vuelos directos "no están ligados a la integración política, sino a mejorar los vínculos en transporte, negocios y turismo", afirmó el primer ministro taiwanés, Liu Chao-hsiuan, tras el aterrizaje del primer avión.
Según el ministro de Transporte de la isla, Mao Chih-kuo, el inicio de los vuelos directos "representa el cumplimiento de una promesa electoral del presidente taiwanés (Ma Ying-jeou)". "Es un hecho muy significativo y supone el primer paso hacia vuelos regulares entre las dos partes", señaló Mao.
La isla espera obtener grandes beneficios de estos vuelos, además de mejorar los lazos con Pekín de cara a firmar un acuerdo de paz (no a corto plazo) y negociar un mayor espacio internacional. "Taiwán espera grandes beneficios económicos de esta liberalización, que para China es un modo de aumentar su influencia en la isla y también de mostrar una cara pacífica a la sociedad internacional", declaró el especialista político isleño Kuo Chien-min.
Los festejos y agasajos con que están siendo recibidos los turistas y funcionarios chinos en la isla no ocultan la preocupación de muchos por el costo social en seguridad nacional y por el perfil internacional de los acuerdos.
"Los vuelos directos, con mil misiles chinos apuntando a la isla, pueden suponer un peligro para la defensa nacional, ya que China puede utilizarlos para ocultar una acción bélica", asegura Chuang Shou-han, un alto funcionario del independentista Partido Demócrata Progresista (PDP).
Al coro crítico de los independentistas isleños, que califican los vuelos directos de "Caballo de Troya", se unen los grupos partidarios del Dalai Lama, líder espiritual tibetano, y los seguidores del grupo religioso Falun Gong, proscrito en China. "No cederemos en libertad de expresión ante los visitantes chinos", afirmó Chou Me-li, portavoz de la asociación Amigos Taiwaneses del Tíbet, mientras Falung Gong amenaza con repartir panfletos en contra de la advertencia del gobierno a los turistas chinos.
"Respetamos la libertad de expresión de los seguidores de Falun Gong pero no consentiremos ataques personales u otras actividades ilegales", señaló el primer ministro taiwanés, Liu Chao-shiuan.
El efecto inmediato de los vuelos directos es "la inclusión de Taiwán en la red logística del Pacífico Asiático, ofreciendo a las empresas internacionales un acceso directo para explorar el mercado chino", indicó Wea Chin-lin, profesor de la Universidad de Taiwán.
El acuerdo del 13 de junio, histórico y simbólico, es un inicio que ha propiciado un ambiente menos beligerante en el Estrecho de Formosa y ha restaurado lazos bilaterales. El flujo de visitas de funcionarios a ambos lados del estrecho augura mejor comunicación, aunque no elimina ni la gran barrera política ni la diferencia social entre los dos territorios: la China del Partido Comunista y la democrática Taiwán.
Para evitar choques políticos, los primeros grupos de turistas chinos no visitarán los lugares relacionados con el generalísimo Chiang Kai-shek, que protagonizó una guerra civil contra Mao Zedong en China y se refugió en la isla en 1949, convirtiéndola en bastión anticomunista.
La llegada al poder del presidente taiwanés Ma Ying-jeou, el 20 de mayo, puso fin a ocho años de gobierno independentista y despertó esperanzas de mejora en la relación con China.
El acuerdo del 13 de junio permite la llegada de hasta 3.000 turistas chinos diarios. Taiwán espera aumentar a 10.000 esa cifra de turistas y ampliar a toda la semana los vuelos directos para mediados de 2009.


Viernes, 4 de julio de 2008

Copyright ©2008
Surcorrentino.com.ar
Todos los derechos reservados

DESARROLADO POR:
www.chamigonet.com.ar