Miércoles, 17 de Julio de 2024
  
17/07/2024 17:05:38
Política Locura
La locura en su maxima expresión, esto supera todo!!! Milei reveló que viene de un futuro apocalíptico como Terminator para evitar el socialismo (Vide
Compartir en Facebook    Compartir este artículo en Twitter    Compartir este artículo en WhatsApp    Imprimir esta nota
Jueves, 6 de junio de 2024

EEUU (6-6-24): El presidente insistió en que es un profeta libertario con la misión de dar la batalla cultural para salvar a Occidente del socialismo. Javier Milei aseguró que viene de un futuro apocalíptico como Terminator para salvar a Occidente del socialismo.



En su reciente viaje a Estados Unidos, el presidente brindó una entrevista al medio The Free Press e insistió en que es una suerte de profeta global libertario. (AL FINAL DE LA PRESENTE LA NOTA ORIGINAL)

"Lo que estoy alertando es que no hace falta que el mundo tenga que sufrir semejante debacle para escapar de las ideas del socialismo", dijo al referirse a la situación en Argentina, que en la visión de Milei es lo que Occidente debe evitar.

"Y una de las cosas que yo suelo decir, digamos, es que yo vengo de un futuro apocalíptico para evitarlo. Algo así como la historia de Terminator. Bueno, de hecho, Schwarzenegger es libertario", afirmó Milei ante la incredulidad de la periodista Bari Weiss.

Lo que estoy alertando es que no hace falta que el mundo tenga que sufrir semejante debacle para escapar de las ideas del socialismo. Y una de las cosas que suelo decir es que yo vengo de un futuro apocalíptico para evitarlo, algo así como la historia de Terminator

"Al margen de la cuestión risueña, esto se debe a que no se ha dado la batalla cultural. Pero alguien que viene de la batalla, como mi caso, ha podido llegar al poder. Ese es un punto no menor", continuó el presidente.

"Al llegar al poder yo nunca dejé de dar la batalla cultural. Y ahora el micrófono es muchísimo más grande, el nivel de alcance es más grande. Las cosas que dije en Davos ya las venía diciendo desde hace mucho tiempo. Pero diciéndolas siendo presidente y siendo el primer presidente libertario de la historia de la humanidad, el efecto es muchísimo más grande" siguió.

"La parte más positiva es que a partir de estos discursos mucha gente está despertando. De hecho, cuando comencé mi carrera política, en mi primer discurso dije ´no vengo aquí a guiar corderos, vengo a despertar leones´. Afortunadamente, lo que estoy viendo a nivel mundial es que hay muchos leones libertarios despertando. Por lo tanto, si bien el presente está luciendo oscuro, creo que están floreciendo las bases de un futuro mucho mejor", continuó.

Como contó LPO, ya durante su viaje a España Milei confesó que lo que lo desvela no es la presidencia de Argentina sino "la causa de la libertad" y la batalla cultural, que dijo que es "un compromiso inalienable". "En todo caso ahora que soy presidente mi responsabilidad por librar la batalla cultural es aún mucho mayor, porque lo que hago y digo tiene un efecto más grande", dijo en ese momento.

NOTA ORIGINAL COMPLETA

Al presidente de Argentina, Javier Milei, le encanta ser el zorrillo en la fiesta en el jardín
Una reunión con el primer jefe de estado libertario del mundo.

Por Bari Weiss



A principios del siglo XX, Argentina era uno de los países más ricos del mundo. La capital, Buenos Aires, era conocida como “la París de América del Sur”.

En cien años pueden pasar muchas cosas.

Argentina hoy está en una grave crisis. Ha incumplido el pago de su deuda soberana tres veces desde 2001, y hace unos meses enfrentaba una tasa de inflación anualizada de más del 200 por ciento, una de las más altas del mundo.

¿Por qué? ¿Qué pasó?

El nuevo presidente de Argentina dice que es simple: socialismo.

Cuando Javier Milei asumió el cargo en diciembre de 2023, se convirtió en el primer jefe de Estado libertario del mundo. Durante su campaña, dejó claras sus opiniones: “Que todo explote, que explote la economía y que se lleve consigo a toda esta casta política basura”. En caso de que la motosierra que blandió durante la campaña electoral dejara dudas sobre sus intenciones, durante su discurso de victoria el año pasado reiteró su visión: “La situación de Argentina es crítica. Los cambios que nuestro país necesita son drásticos. No hay lugar para el gradualismo, ni para medidas tibias”.

No hay nada gradual en lo que Milei está haciendo ahora.

Está eliminando ministerios y servicios gubernamentales, recortando regulaciones, privatizando empresas estatales y creando deliberadamente una recesión para frenar la inflación fuera de control.

Por eso la gente votó por él: cambio. Vieron a alguien que podía cambiar las cosas de una manera que podría salvar vidas para el país, incluso si eso significaba dolor económico a corto plazo.

¿Pero funcionará? No todos los argentinos piensan así. Y no todo el mundo está dispuesto o es capaz de esperar a que las cosas mejoren. En abril, con los precios de los alimentos aumentando y la pobreza aumentando un 10 por ciento, decenas de miles de argentinos salieron a las calles para protestar contra las agresivas medidas de austeridad de Milei.

Milei es una criatura extraña e idiosincrásica. Hay cosas obvias: dice que no se peina (y parece que no lo hace). Tiene cuatro mastines clonados a los que se refiere como sus “ hijos de cuatro patas ”, y que lleva el nombre de sus economistas de libre mercado favoritos. Fue criado como católico, pero estudia la Torá. (Incluso citó un Midrash durante nuestra conversación). Solía ​​tocar en una banda de covers de los Rolling Stones. Y ha sido conocido desde la escuela primaria en los años 80 como El Loco , debido a sus arrebatos animados, que luego lo llevarían al estrellato como celebridad de la televisión, la radio y las redes sociales.

Pero eso es todo lo superficial. Lo que realmente hace que Milei sea inusual es que es el máximo zorrillo en la fiesta en el jardín. En un mundo de liberales y conservadores, él no representa a ninguno de los lados. Es ultraliberal en economía, pero de derecha y populista en retórica. Está en contra del aborto, pero está a favor de la legalización de la prostitución. Quiere desregular el mercado de armas y legalizar el comercio de órganos.

Se autodenomina anarcocapitalista, lo que básicamente significa que cree que el Estado, como me dijo, es “una organización violenta que vive de una fuente coercitiva que son los impuestos”. Básicamente, es un jefe de estado que realmente no cree en los estados. O al menos no en teoría.

En enero, Milei se presentó en Davos, el centro turístico de montaña alpino que alberga el Foro Económico Mundial anual. Este es tradicionalmente un lugar donde las personas que piensan igual van a beber champán y se dicen lo inteligentes que son. Milei llegó en vuelo comercial y destrozó ese cómodo consenso: “Hoy estoy aquí para decirles que el mundo occidental está en peligro. Y está en peligro porque aquellos que supuestamente defendieron los valores de Occidente están cooptados por una visión del mundo que conduce inexorablemente al socialismo y, por tanto, a la pobreza”.

Por todo esto tenía muchas ganas de hablar con Milei y hacerle algunas de estas preguntas: ¿Cuánto tiempo tomará para que las cosas mejoren en Argentina? ¿Por qué cree que el mundo occidental está en peligro? ¿Cuál es la diferencia entre justicia social y socialismo? ¿Puede realmente el libre mercado resolver todos nuestros problemas cívicos? ¿Y cómo se siente siendo el zorrillo de la fiesta en el jardín? (Spoiler: le encanta).

Y a pesar de haber llamado a los periodistas “extorsionadores”, “mentirosos”, “imbéciles”, “gorrones” y “burros”, por alguna razón accedió a sentarse conmigo.

Mire nuestra conversación completa a continuación, haga clic aquí para escucharla en nuestro podcast Honestly o desplácese hacia abajo para ver una transcripción editada.

Nota: Esta entrevista se realizó en español con la ayuda de un traductor.


Sobre la advertencia de Javier Milei a Occidente:

Bari Weiss : Acabas de hablar en la Universidad de Stanford. Durante meses, los estudiantes de esa universidad han estado pidiendo una “intifada”. Han estado cantando en nombre de grupos como Hamás. Me pregunto cómo entienden el atractivo de esos grupos y el impulso autodestructivo que se ha apoderado de tantas de las personas más inteligentes de este país y de todo el mundo occidental.

Javier Milei : Quizás recuerden que cuando fui a Davos, mi discurso comenzaba diciendo que Occidente estaba en peligro. Porque básicamente estamos obstruyendo y torpedeando los valores que hicieron grande a Occidente. Y eso ha estado sucediendo porque el socialismo ha ganado la batalla cultural. Erróneamente, los libertarios pensaron que la caída del Muro de Berlín era el fin de la historia, y nosotros pensábamos que el socialismo estaba literalmente muerto. Sin embargo, el socialismo se reagrupó en el Foro de São Paulo y transfirió la lucha de clases originalmente defendida por el marxismo a otros aspectos de la sociedad. Y con una estrategia al estilo de Gramsci , llegó al Estado, al gobierno, a la educación y los medios de comunicación y también a la cultura.

Libraron una batalla cultural y la ganaron. No porque sus ideas fueran mejores que las ideas de libertad. Más bien, los libertarios no lucharon.

Hoy en Estados Unidos se puede ver cómo se ganó la batalla cultural y terminan defendiendo regímenes o grupos que son asesinos como Hamás. Los estudiantes judíos están siendo perseguidos, una situación que quizás podría extenderse a otros judíos y al resto de occidentales.

Esto es una consecuencia del hecho de que nosotros, los libertarios, no hemos librado la batalla cultural. Y por eso dije en Davos que Occidente estaba en peligro. Pero hay dos puntos muy positivos. Primero, habrías pensado que era imposible para mí llegar al cargo. Llegué a ser presidente de un país que durante cien años abrazó estas nefastas ideas socialistas, que convirtieron a Argentina de ser el país más rico del mundo a ser el país número 140.

El segundo punto es que cuando asumí el cargo, no me detuve en la batalla cultural. Las cosas que dije en Davos ya las había estado diciendo todo el tiempo. Pero ahora, como primer presidente libertario de la historia, el alcance es mucho mayor. Mi micrófono es mucho más grande. Y mucha gente está despertando. De hecho, cuando comencé mi carrera política, dije que no estaba aquí para guiar a las ovejas, sino para despertar a los leones. Entonces, lo que estoy viendo, afortunadamente, es que en todo el mundo hay muchos leones libertarios que están despertando. Así que, aunque el presente pueda parecer sombrío, creo que las raíces de un futuro mucho mejor están floreciendo.

Sobre su plan para darle un giro a Argentina:

BW : Está sentado en un lugar con el mayor capital humano, posiblemente, de todo Estados Unidos. La razón por la que una terrible casa de dos dormitorios aquí en Palo Alto cuesta alrededor de 3 millones de dólares es porque la gente quiere estar cerca de otras personas brillantes que están construyendo empresas. Debido al colapso económico de Argentina y a la inflación de dos dígitos de las últimas décadas, su capital humano ha huido. ¿Qué vas a hacer para traer de vuelta a los mejores y más brillantes a tu país?

JM : Ese maravilloso capital humano que abandonó el país lo hizo porque fue atacado sistemáticamente por el Estado, por el gobierno. Fue atacada sistemáticamente por la inflación.

En los últimos diez años, el PIB per cápita de Argentina cayó aproximadamente un 15 por ciento. Si miras la historia de los últimos 100 años, es una verdadera catástrofe. La nación más rica, o una de las cinco naciones más ricas, ocupa ahora el puesto 140. Tenemos un 55 por ciento de pobres y un 15 por ciento de pobres extremos, por lo que se ha convertido en un lugar muy agresivo para cualquiera. Y esta repugnante y aborrecible idea de “justicia social” en realidad va en contra del capital humano porque si estudias, trabajas, te esfuerzas y lo haces bien, el estado vendrá y te robará el dinero y se lo dará a alguien que no lo ha hecho. cualquier cosa. Y ese es un mecanismo para expulsar talento.

Ahora estamos en el proceso de revertir cien años de historia. Queremos replicar el milagro de Irlanda, que pasó de ser el país más pobre de Europa pero hoy tiene un PIB per cápita 50 por ciento superior al de Estados Unidos. Me gustaría ser como Suiza, Luxemburgo, Australia o Nueva Zelanda.

Somos muy optimistas. No es sólo que estemos librando la batalla en el frente económico y en el frente político. No hemos abandonado la batalla cultural y todo esto creará una situación en la que Argentina volverá a experimentar un crecimiento sólido. Y algo que también apuntamos es que Argentina se convierta en uno de los cuatro centros de IA del mundo. Entonces nosotros estamos planteando que estos grandes negocios vengan a la Argentina, y que no sólo regresen los argentinos que se fueron, sino que también vengan otros talentos de todo el mundo a la Argentina porque haremos de la Argentina un paraíso.

Sobre la gente en Argentina que lucha por sobrevivir mientras Milei ejecuta su “terapia de shock fiscal”:

BW : Hay algunos números que quiero leerles. El año pasado el precio de la leche subió un 186 por ciento en su país. El precio de los huevos aumentó un 280 por ciento. En comparación, los huevos aumentaron en un 30 por ciento en Estados Unidos y la gente perdió la cabeza. Usted advirtió a la gente cuando se postuló para un cargo que así sería como iba a ser. Lo llamó “terapia de shock fiscal” y las cosas iban a empeorar antes de mejorar. Pero ahora la gente en su país dice: "No puedo permitirme la leche, no puedo pagar los huevos, no puedo pagar la carne". ¿Qué le dice a la gente que está tan alejada de la visión económica que usted anuncia?

JM : Deberíamos tener clara cuál era la situación cuando asumimos el cargo. Cuando un país tiene déficits fiscales y externos que ascienden al 4 por ciento del PIB, cuando su déficit es del 8 por ciento del PIB, se dirige hacia una gran crisis. Heredamos 17 puntos porcentuales del PIB en términos de déficit. Simplemente no se puede entender la magnitud del problema que heredamos. Cuando asumimos el poder en diciembre, la inflación mayorista era del 54 por ciento mensual. Si se anualiza, la cifra es del 17.000 por ciento. De modo que Argentina se dirigía hacia la hiperinflación, que dejaría al 95 por ciento en la pobreza y al 60 por ciento en la pobreza extrema. Eso era a lo que nos enfrentábamos. Como resultado, decidimos hacer un ajuste fiscal y aplicar una terapia de choque por varias razones. Primero, porque todos los ajustes de la terapia de shock, excepto el de 1959 en Argentina, tuvieron éxito y todos los ajustes graduales terminaron en fracaso. En segundo lugar, para hacer un ajuste fiscal gradual se necesita financiación, y Argentina había perdido financiación del FMI.

Es cierto que Argentina ha atravesado una profunda recesión, pero también es cierto que los datos de abril y mayo muestran signos de recuperación, y de inflación mayorista, que había comenzado en 54 por ciento mensual y ha bajado a 3,5 por ciento. Y la inflación sigue bajando. Así que es cierto que la instantánea parece deprimente, pero toda la película es genial. De hecho, cuando asumimos el cargo, el 85 por ciento de la gente decía que estaba en una situación económica pobre. Hoy en día, el 65 por ciento de la gente dice que está en mala situación. Es una cifra horrible, pero ha bajado 20 puntos en sólo cinco meses. Es milagroso. Entonces entiendo que la situación es mala, pero de cara al futuro será mejor. La alternativa era seguir como siempre y hubiéramos estallado.

BW : Pero te estoy haciendo una pregunta emocional.

JM : Bueno, no necesito lidiar con las emociones. Sólo hablo de cifras y de realidad. No sobre emociones.

BW : Pero para la familia que dice: “No puedo permitirme la comida”, y les das explicaciones económicas extremadamente sofisticadas y llenas de datos y te dicen: “No puedo permitirme la comida”. ¿Cuándo podré hacerlo?”

JM : Primero, hoy el 15 por ciento de la gente es “extremadamente pobre”, por lo que no pueden satisfacer sus necesidades básicas. Si hubiéramos seguido las cosas que se estaban haciendo, hoy habría un 60 por ciento de “pobres extremos”, lo que habría sido una verdadera catástrofe. Por tanto, no se puede caer en la falacia del paraíso. Si me vas a comparar con un paraíso, bueno, claro, la vida siempre será horrible. En segundo lugar, hoy la inflación de los alimentos está muy por debajo de la evolución de los salarios, por lo que en términos de alimentos, los salarios están aumentando enormemente.

Esta es la primera vez en 25 años que la mayoría de la gente cree que la inflación bajará, y algunos incluso dicen que habrá deflación. Entonces está funcionando. La gente puede ver eso.

Si los medios no pueden ver eso, si mienten sobre lo que estamos haciendo, eso es un problema de los medios, que cuentan historias porque ya no tienen dinero del gobierno. Pero la realidad les golpea en la cara todo el tiempo. Entiendo que soy horrible para los medios de comunicación porque les he quitado dinero del gobierno. Realmente creo en la prensa libre, y cuando la prensa recibe dinero del gobierno, no es gratis. Está esclavizado por el estado. Así que hemos eliminado la publicidad pagada por el gobierno y por eso dicen mentiras.

Al unirse a un sistema de gobierno, desprecia:

BW : Usted se describe a sí mismo como un anarcocapitalista: alguien que piensa que los estados centralizados deberían ser abolidos, que las corporaciones privadas deberían cumplir con todos los deberes actuales del estado, como educación, defensa y construcción de carreteras. ¿Pero hay ciertas cosas que el Estado debe hacer? ¿Y cuáles son esas cosas?

JM : Filosóficamente soy un anarcocapitalista y considero al Estado una organización criminal. ¿Estás a favor del robo?

BW : No.

JM : Yo tampoco. Sin embargo, no se pagan impuestos voluntariamente. Si no pagas tus impuestos, vas a la cárcel. Esto es violencia institucionalizada. Hay ladrones con licencia (el gobierno, el estado) y hay ladrones sin licencia. Pero en realidad se podría encontrar una banda de ladrones, y si se autoproclaman Estado, no habría diferencia frente al Estado. Eso es algo que los anarcocapitalistas y libertarios entendemos: que el Estado es una organización violenta que vive de una fuente coercitiva, que son los impuestos. Los impuestos no son algo amigable. De hecho, son restos de la esclavitud.

Pero ese es un mundo ideal, y entiendo que es un mundo ideal, y ese es el ideal al que aspiro.

En el mundo real hay muchas complicaciones y, de hecho, en la vida real soy minarquista . Pero lo que digo es que es necesario diseñar políticas para lograr la libertad. Creo que es una posición realmente estúpida por parte de algunos libertarios que dicen: “Espera. Necesitamos quedarnos afuera”. Porque el sistema se cambia desde dentro, no desde fuera.

Déjame darte un ejemplo más sencillo. En Argentina, cuando vas a un estadio de fútbol, ​​es un espectáculo hermoso. Mucha gente en las gradas. La gente canta hermosas canciones. Pero si pones la pelota en el medio del campo de fútbol, ​​no importa cómo la gente aclame y agite las banderas, etc., la pelota no se moverá. Si quieres ganar el juego, necesitas a los jugadores. Los goles de la selección argentina los marca Messi . Necesitas a alguien que marque los goles. Entonces la idea de que desde las gradas se puede cambiar algo es una tontería. La única manera de cambiar esto es ingresando al sistema y disputando el poder. De lo contrario, no podrás cambiarlo.

Sobre el fracaso de los libertarios a la hora de ganar cargos políticos en Estados Unidos:

BW : ¿Por qué cree que los libertarios en Estados Unidos son tan perdedores? Lo que quiero decir es que nunca ganan nada. No tienen ninguna influencia. Y, sin embargo, algunas de las personas más brillantes que conozco son libertarios. Me refiero a lo que estás diciendo: que los libertarios en general tienden a ser críticos desde las gradas y no en la arena. ¿Hay algo en la ideología libertaria que crea ese fenómeno?

JM : Por supuesto, porque odiamos al Estado. Pero algunos de nosotros creemos que debemos dar un paso al frente y saltar a la arena política. Estoy haciendo el mayor ajuste fiscal de la historia de Argentina y del mundo. Recortamos a la mitad el número de ministerios. Seguimos despidiendo funcionarios todos los meses. Seguimos eliminando regulaciones. También estamos acabando con mucha corrupción.

Esto es algo que no se puede hacer desde fuera. Por supuesto, puedes criticar mucho. Y si tuviera una posición libertaria ridículamente purista, no podría cambiar nada en absoluto y básicamente estaría entregándolo todo a los socialistas. Hay que entender que el poder es un juego de suma cero, y si los que estamos en la derecha no lo tenemos, entonces la izquierda lo tendrá. Entonces los libertarios que sólo critican son cobardes porque nunca quisieron meterse realmente en el barro que es la política.

Sobre ser el zorrillo en la fiesta en el jardín:

BW : ¿Te gusta ser el zorrillo en la fiesta en el jardín?

JM : Me encanta. Me encanta. Me encanta ser el topo del estado. Soy yo quien destruye el estado desde dentro. Es como haberse infiltrado en las líneas enemigas. La reforma de los Estados debe ser llevada a cabo por alguien que odia al Estado. Y odio tanto al Estado que estoy dispuesto a soportar todas las difamaciones, las calumnias, los insultos contra mí, contra mis seres más queridos, mis hermanas, mis perros, mis padres, mientras pueda llegar a destruir. el estado. Soy el rey de los topos.

Sobre su cosmovisión:

BW : ¿Puedes explicar por qué crees que el libertarismo económico y el anti-despertarismo (a falta de un término mejor) van juntos? Porque para muchas personas aquí en Estados Unidos, esa no es una pareja natural.

JM : La forma en que se ha educado a la gente no ha sido para la libertad plena. El mundo que propongo es un mundo más libre. Por eso la batalla cultural es tan importante. La batalla cultural es parte de mostrarle al mundo que durante muchos años estuvo equivocado. De hecho, lo que hoy es políticamente correcto es un mundo aborrecible porque tiene mucho socialismo. La tendencia siempre será hacia el socialismo y esa es la gran batalla. Por eso se dice que el coste de la libertad es la vigilancia constante.

El Estado existe porque los humanos no han podido vivir juntos en paz. Y para eso existe el gobierno estatal. Estos problemas son algo que la tecnología podría solucionar. Así que esto es muy importante porque el mundo real puede empezar a parecerse más al ideal anarcocapitalista a medida que evoluciona el progreso tecnológico. Por eso intento fomentar y visibilizar todo lo tecnológico en la Argentina, porque eso acelerará el progreso de la libertad. Pero ni siquiera los economistas han sido educados para entender esto.

De momento parece que va muy bien, pero lo que tengo bastante claro es que moriré luchando. No me rendiré.

Sobre las elecciones presidenciales de Estados Unidos:

BW : Quizás hayas oído que se acercan elecciones en este país. Mucha gente de derecha, mucha gente que tiene una visión del mundo similar a la suya, lo ve como una batalla entre el viejo establishment contra una insurgencia populista. ¿Lo ves de esa forma?

JM : No debería entrometerme en la política estadounidense. Tengo una responsabilidad como jefe de Estado. Y he decidido ser socio de Estados Unidos, ya sea que la presidencia sea republicana o demócrata, independientemente de mis preferencias ex ante . Tengo una responsabilidad como presidente. He decidido que mis aliados en todo el mundo son Estados Unidos e Israel.

Sobre si Estados Unidos debería ser el policía del mundo:

BW : Actualmente hay un gran debate en Estados Unidos sobre si este país debería o no seguir siendo el policía del mundo. ¿Cree que el mundo es un lugar más seguro cuando Estados Unidos desempeña ese papel en el mundo?

JM : La cuestión es que me encantaría tener un mundo libertario. Me encantaría tener el paraíso anarcocapitalista. El problema es que si sigo adelante con la solución anarcocapitalista pero otro país no lo hace, pueden terminar esclavizándonos porque no han abrazado esas ideas. Entonces surge un problema, básicamente, relacionado con lo que llamaríamos el dilema del prisionero y no debido a una intervención violenta, donde no se permite ninguna negociación; es simplemente el hecho de que algunos países no avanzan sobre otros porque temen la respuesta del otro lado. Desafortunadamente, ese es el mundo que tenemos. Y puedo decirles que si sacan a Estados Unidos del papel de policía del mundo, el mundo sería aún peor. ¿Es ideal? No. Pero en un mundo donde otros juegan con reglas diferentes, si eliminas a Estados Unidos y su papel, terminarás encontrándote con un mundo mucho peor.

Sobre la elección de la libertad y Moisés:

BW : Quizás hayas escuchado esta cita de los escritos de Alexander Solzhenitsyn: “La naturaleza humana está llena de enigmas. Y uno de estos enigmas es este: ¿cómo es posible que personas que han sido aplastadas por el peso de la esclavitud y arrojadas al fondo del abismo puedan sin embargo encontrar fuerza para levantarse y liberarse, primero en espíritu, luego en cuerpo, mientras que aquellos que se elevan sin obstáculos sobre las cimas de la libertad de repente parecen perder el gusto por la libertad, pierden la voluntad de defenderla y, irremediablemente confundidos y perdidos, casi comienzan a anhelar la esclavitud”.

¿Por qué las personas que más se han beneficiado de la libertad, más de la ilustración, más del progreso de Occidente, lo dan por sentado? ¿Y hay alguna manera de que, sin llegar a la catástrofe, recuperemos el hambre que usted tan claramente siente por la libertad?

JM : Para la primera parte de la respuesta, me centraré en la historia del pueblo judío. Una de las razones por las que soy un gran admirador de Moisés es porque es el mayor libertador de la historia. La hazaña del pueblo judío se trataba de un pueblo esclavizado que se enfrentaba al equivalente de Estados Unidos, Rusia y China, sólo para dar una idea de la magnitud. Pero cuando abandonaron Egipto, sólo uno de cada cinco abandonó realmente Egipto.

Entonces, el primer punto es que probablemente puedas abrazar la libertad y alcanzarla tarde o temprano si tienes la convicción. El segundo punto es que algunas personas prefieren renunciar a la libertad a cambio de pescado gratis.

El socialismo es muy hábil cuando se trata de trabajar los valores más bajos del ser humano. El socialismo se basa en el odio, el resentimiento, el trato desigual ante la ley e incluso el asesinato. Dicho esto, cuando las sociedades empiezan a avanzar para avanzar, lo que hace el socialismo es inculcar el virus de la envidia, del rencor.

Supongamos que vamos a una carrera. Somos 20 corriendo. ¿Cuántas personas pueden ganar la carrera? Sólo uno. Entonces, ¿qué hace el socialismo? Funciona con los 19 restantes, hablando de una trama que alguien ganó y a la que está sometiendo a los demás. Y luego alberga y fomenta el resentimiento y el odio. Es más fácil creer que hubo una conspiración que aceptar que el otro era mejor. Y de eso se trata la batalla cultural: de demostrar que esos valores morales son repugnantes y que conducen a instituciones horribles, y que cuando esas instituciones se implementan, los países colapsan y caen en la miseria.

Si queremos un buen ejemplo de esto, es Argentina, que abrazó las ideas de libertad en 1860, habiendo sido un país de bárbaros, y en 35 años se convirtió en la nación más rica del mundo. Y luego, a principios del siglo XX, abrazó las ideas del socialismo y se convirtió en un país miserable que produce alimentos para 400 millones de personas con una carga fiscal del 70 por ciento en ese sector. Esa es la basura que es el socialismo. ¿Y cómo hicieron esto? Inoculando la idea de “justicia social” basada en el odio, el trato desigual ante la ley y el robo. Y ese deterioro de los valores morales es lo que lleva a la decadencia. Por eso debemos librar la batalla en el frente económico, en el frente político y en el frente cultural.

Y si fracasas en cualquiera de esos aspectos, el socialismo entrará sigilosamente y triunfará.


Jueves, 6 de junio de 2024

Copyright ©2008
Surcorrentino.com.ar
Todos los derechos reservados

DESARROLADO POR:
www.chamigonet.com.ar