Miércoles, 17 de Julio de 2024
  
17/07/2024 15:42:47
Interés General
Una presa lesbiana ahora podrá tener visitas íntimas en la cárcel


Compartir en Facebook    Compartir este artículo en Twitter    Compartir este artículo en WhatsApp    Imprimir esta nota
Jueves, 17 de diciembre de 2009

En un fallo inédito, una mujer condenada a reclusión perpetua en
la cárcel de Ezeiza podrá acceder a este derecho.


Por primera vez, la Justicia Federal autorizó a una interna de la cárcel de mujeres de Ezeiza a recibir visitas íntimas de su novia mujer.

La pareja había recurrido a la Justicia porque en la cárcel no les permitían mantener este tipo de contacto, ya que el Régimen de Visitas del Servicio Penitenciario Federal sólo autoriza "visitas higiénicas" entre personas de diferente sexo.

Apenas la detenida sea notificada del fallo tendrá derecho a estar a solas durante unas horas en una habitación especialmente acondicionada de la cárcel de Ezeiza.

El director de Protección de Derechos Humanos de la Procuración Penitenciaria de la Nación, Ariel Cejas, señaló: "Este fallo servirá como un antecedente muy valioso (porque si bien) la resolución es para un caso particular, esperamos que sirva para cambiar la reglamentación".

A principios de agosto pasado, Gisela Merli se había acercado a la Procuración Penitenciaria en busca de asesoramiento: quería tener derecho a visitas conyugales con su pareja detenida en la cárcel de Ezeiza, Rosa Pistillo. Ambas se habían conocido cuando estaban presas en ese presidio y allí formaron pareja, hasta que Merli fue liberada.

Rosa Pistillo fue condenada por el Tribunal Oral Federal N° 1 de la Plata a reclusión perpetua por el secuestro y asesinato, en julio de 2002, de Diego Peralta, un adolescente de 17 años que vivía en la localidad de El Jagüel. Este mismo Tribunal, formado por los jueces Horacio Insaurralde y Pablo Bertuzzi, acaba de autorizar a Pistillo a recibir visitas íntimas.

El fallo no tendría antecedentes en el país. En 2006, Procuración Penitenciaria hizo un pedido para que una travesti presa pudiera recibir visitas comunes (no íntimas) de su novio, preso en otra cárcel. El juzgado que intervino lo autorizó, pero la visita nunca se concretó: la travesti murió antes.


Jueves, 17 de diciembre de 2009

Copyright ©2008
Surcorrentino.com.ar
Todos los derechos reservados

DESARROLADO POR:
www.chamigonet.com.ar