Domingo, 3 de Marzo de 2024
  
03/03/2024 02:54:40
Política
Los días cautivos de Cristian en la frontera
Compartir en Facebook    Compartir este artículo en Twitter    Compartir este artículo en WhatsApp    Imprimir esta nota
Martes, 3 de junio de 2008

Prontamente la investigación del secuestro del joven estudiante llegó hacia esa ciudad, distante a 400 kilómetros de la Capital provincial y hasta mayo de este año el expediente siguió incorporando datos claves, para desenmascarar a la banda que lo tuvo cautivo en esa zona de la provincia.El expediente al que tuvimos acceso revela detalles de la conexión Libres, como la llamaremos de ahora en adelante, para así brindar en sucesivos capítulos, la investigación que estuvo a metros de rescatar de los captores a Cristian.

Fue crucial la detención en Buenos Aires, de Claudio Sebastián Cornelli, alias Jaimito y su testimonio en la causa para poder desenmarañar una arista del secuestro, que a casi cinco años no puede dar con el paradero de Cristian Eduardo Schaerer. Pero también fueron concluyentes los comentarios que se instalaron en el pueblo, días después de aquella noche del 21 de septiembre.


Fueron esas versiones las que llegaron a oídos de Pompeya Gómez, que dejándose llevar por su instinto de madre llegó hacia la ciudad fronteriza. Y fue un familiar directo quien golpeó la puerta del lugar, donde estuvo cautivo el joven, y tal vez, este oyéndolo preguntar por él no pudo hacerle saber que lo tenían preso de su libertad, una banda muy bien organizada de delincuentes.



Pudo más la impunidad de los malhechores y quienes los cercaban los que impidieron el regreso del joven con su familia. Pero aunque no se pudo dar con él, hoy la causa tiene tras las rejas a la banda de los Salgán. Caniche fue uno de los vínculos con Lorhman y lo porteños para concretar la segunda parte del secuestro.



Además de Caniche y su familia, Miguel Ángel Carbonell asoma en escena por ser quien alquiló sus tierras para esconder de su familia y la Justicia al joven estudiante de Derecho. Carbonell, hoy está imputado como cómplice primario del rapto y hasta que la justicia no dicte sentencia continuará tras las rejas. Sobre él caen todas las miradas y la esperanza de una madre y su familia por poder encontrar a Cristian Schaerer. Aún cuando hayan pasado casi cinco años.

Fuente: Corrientes Noticias


Martes, 3 de junio de 2008

Copyright ©2008
Surcorrentino.com.ar
Todos los derechos reservados

DESARROLADO POR:
www.chamigonet.com.ar