Domingo, 14 de Julio de 2024
  
14/07/2024 13:44:08
Política
El Senado rechazó los gastos del primer año de gestión de Arturo Colombi.
Compartir en Facebook    Compartir este artículo en Twitter    Compartir este artículo en WhatsApp    Imprimir esta nota
Lunes, 27 de octubre de 2008

El Senado no aprobó la Cuenta General del primer módulo de gestión de Arturo Colombi. La resolución de impugnar las inversiones del año 2006, quien sabe, con el correr de los años, quedaría reflejada en la historia reciente como un hecho único. Desde ayer se convirtieron en el primer rechazo desde el advenimiento de la democracia que determina un cuerpo legislativo, a los gastos emanados desde el Poder Ejecutivo.

No es un dato menor. Se confirma una vez más, la severa rivalidad entre dos polos radicales, uno que gobernó la provincia, y otro que actualmente la administra. Asimismo no fueron precisamente los representantes de la UCR en la oposición los que mostraron mayor rudeza a la hora de fundamentar desechar los números del oficialismo. Los abanderados fueron el nuevista Horacio Colombi, a quien a la hora de vapulear las erogaciones del gobierno, lo anticipó en la zaga el peronista Jorge Barrionuevo (ver aparte). Hubo un intento de aplazar el tratamiento cuando en el Frente de Todos observaron “que se venía la noche”. La moción no fue aceptada, siendo el mejor síntoma de que el arco opositor estaba abroquelado para hacer saltar los fusibles.

A mediados de junio, 1588 advirtió un tabique de irregularidades en la cuentas 2006. En los meses sucesivos y en distintas ediciones, este periódico volvió a insistir en que algunas cosas no cerraban.

A ojo de buen cubero ayer, los senadores no tenían otra posibilidad, que la de rechazarlas. El jueves 16 de octubre, veinticuatro horas después de haber asistido a un interrogatorio en la cámara alta, el tribunal de Cuentas de la provincia formalizaría una denuncia ante los estrados penales por posibles delitos de acción pública, advertidos en las rendiciones del ministerio de Educación durante el periodo 2005-2007. No había margen para la aprobación. De lo contrario, hubieran consentido anormalidades expuestas por el órgano auditor.

La oposición lograría el rechazo del despacho de la comisión Bicameral, con siete votos contra seis del bloque del Frente de Todos y sus ocasionales aliados. El gran descalzado de la tarde, un poco más que las carmelitas, sería el nuevista Jorge Simonetti. Integrante de la revisora de Cuentas que sugirió la aprobación, tuvo que amucharse una vez más en la bancada oficialista, y ver como su trabajo, era devuelto al tribunal de Cuentas. Demasiado no se sabe del mecanismo de aquí en más. Sí Diputados también tienen la potestad de evaluarlas, o que todo deberá barajarse y dar de nuevo. Las lagunas legales de las norma locales, comienzan a quedar expuestas cuando se alcanzan instancias a las que jamás se llegaron.

LOS RESPONSABLES

Del rechazo también se desprende, que la mayoría de los funcionarios del gabinete de Arturo que se desempeñaban en su primer año de gobierno, venían ocupando sus cargos desde la administración anterior. Eran personas de suma confianza del ex mandatario Ricardo Colombi que perduraron en sus puestos bien entrado el 2006, quienes deberían tener tiempo de arreglar lo que estaba desprolijo. Rubén Ojeda era el ministro de Educación (antes subsecretario de esa cartera), quien luego de ser renunciado, regresaría paradójicamente a tu antiguo trabajo en el tribunal de Cuentas. Por lo que se supo, Ojeda no estaría comprometido en las irregularidades. El recientemente fallecido subsecretario de Cultura Norberto Lischinsky, fue otro de venían de la anterior administración. El otrora mecenas cultural estuvo en el ojo de la tormenta al tener un desfasaje de ocho millones de pesos, mientras ocupó la conducción de esa repartición. Y otro tanto sucedería con el otrora secretario de Desarrollo Humano, Salvador González Nadal, actualmente procesado por administración infiel y malversación de fondos públicos. El gallego fue designado durante el gobierno de Ricardo.


Ayer además de Educación, las objeciones de la oposición apuntaron a los rubros de personal, fondos fiduciarios, organismos descentralizados y publicidad, y decidieron devolver el expediente con las observaciones al organismo de la calle 25 de mayo al 700, que también deberá aplicar las sanciones establecida por la ley. No hay dudas que lo de ayer en el Senado, es el inicio de sainete de confrontaciones en la antesala de un año electoral. Asimismo los integrantes del alto cuerpo legislativo, no hicieron más que *****plir con su mandato constitucional: controlar y fiscalizar políticamente las acciones de gobierno. Y si alguien ganó, fue precisamente el sistema republicano.

Debate técnico

Hubo discusiones sobre interpretaciones técnicas legislativas. La duda se planteaba, si se rechazaba el dictamen de la Comisión Revisora o el expediente completo de las cuentas 2006. Finalmente y luego de un debate caliente el presidente de la Cámara, el vicegobernador Rubén Pruyas sentenció: “las cuentas no fueron aprobadas”, rememorando a Luís Cleto como cuando manifestó su ya famosa declaración: “mi voto no es positivo”.

Diario 1588


Lunes, 27 de octubre de 2008

Copyright ©2008
Surcorrentino.com.ar
Todos los derechos reservados

DESARROLADO POR:
www.chamigonet.com.ar