Domingo, 21 de Abril de 2024
  
21/04/2024 21:32:19
Política Opinión
Todos miran hacia al 2025
Compartir en Facebook    Compartir este artículo en Twitter    Compartir este artículo en WhatsApp    Imprimir esta nota
Miércoles, 3 de abril de 2024

Paso de los Libres (3-4-24): Arias o Sigilio, las variantes del peronismo para el próximo año. La elección interna en el Justicialismo, cada vez más lejana. La Juventud Peronista consolida espacios en el gobierno municipal. Faraldo entre medio de versiones que indican un distanciamiento con Valdés y un acercamiento con La Libertad Avanza. La enmarañada disputa por la conducción partidaria de la UCR local. La danza de nombres por la titularidad del partido. Ana Miño antagoniza con el oficialismo comunal y se va perfilando como la candidata del “Petequismo”.

confirmado.com.ar
DESENSILLAR HASTA QUE ACLARE

La situación en el peronismo local, no es la panacea total, pero va marchando con algunos tire y afloje.

El ejercicio diario de gestión municipal –transita el séptimo año-, consolidó el liderazgo político del intendente Martín Ascùa, hacia el interior del peronismo, no solo en el orden local, sino provincial, en una coyuntura, de derrota del gobierno nacional de su mismo signo político, y de caídas de comunas importantes justicialistas en manos de ECO, en los últimos años.

Lo indefectible será que Ascùa no podrá ir por un nuevo período ejecutivo, el año próximo, y eso abre una carrera por la sucesión.

Las miradas se posan sobre dos hombres, de su propio equipo: el Secretario de Gobierno, “Tata” Sigilio y el Concejal Miguel Arias.

Ambos no manifiestan públicamente sus intenciones, pero lo expresan en lo gestual y emiten señales políticas.

La convivencia entre los dos, es armoniosa, cuidan las formas, la conducción de Ascua los contiene, sin embargo, en las segundas y terceras líneas dirigenciales, el debate ya está instalado.

Un experimentado dirigente peronista, consultado al respecto por esta redacción, respondió, “por ahora no es momento de hablar de candidaturas, ya se conocerá oportunamente, HAY QUE DESENSILLAR HASTA QUE ACLARE, como decía el General”.

En el ámbito provincial, no hay mucha intención de convocar a internas partidarias en lo inmediato en el Justicialismo, según se desprende del encuentro provincial, de referentes partidarios la semana pasada en la capital Correntina.

Tampoco asoma en el orden local interno del PJ, un frente interno opositor, que inquiete al oficialismo, aunque sí un espacio de construcción política, denominado “Peronismo de la Costa del Uruguay”, que propone un armado más regional, que contemple las realidades locales. Al frente están los exconcejales pejotistas, Edgar “Café” Giménez, Diego Figueredo y la dirigente, Mariela Altamirano.

Un actor vital del Partido Justicialista Libreño, es la Juventud Peronista, que va consolidando posiciones en la administración municipal, mientras otea el horizonte del 2025.

La idea de la JP, es crear musculatura política, y ganar tiempo, mientras mantiene una posición equidistante entre uno y otro pretendiente. No descartan en el futuro inmediato, tener casa partidaria propia, para lograr independencia y disputar cada centímetro de poder que estará en juego el próximo año.

Llegar al 2025, no dependerá solamente de los candidatos que se propongan, sino también de una buena gestión, que evidencia algunos síntomas de desgaste, adoleciendo además de una comunicación política efectiva.

Un claro ejemplo de ello, fue la cuestión del boleto estudiantil, al no anticiparse el gobierno a comunicar sobre la cuestión, la oposición le terminó marcando la agenda exigiéndole la entrega inmediata del beneficio para los estudiantes. El ejecutivo tuvo que correr detrás, a pesar de las sobradas razones que tenía para justificar la demora en la entrega del boleto. El Municipio comunica mal y es su Talón de Aquiles.

EL REPLANTEO

Las últimas semanas arreciaron los rumores de un distanciamiento de Agustín Faraldo (Vamos Corrientes) con el gobernador Gustavo Valdés, y de un posible acercamiento, del primero a La Libertad Avanza. Cabe recordar que Faraldo y su espacio político jugaron abiertamente para Javier Milei en el ballotage, para diferenciarse del Comité de la UCR, que dio libertad de acción a sus afiliados, aunque se supo que el voto fue a Milei.

Las versiones indicaban, que Faraldo buscaba una bendición anticipada, del primer mandatario Correntino, de cara al 2025, algo improbable que ocurra, en la convulsionada interna de ECO.

En Yapeyù el pasado 25 de febrero, no hubo fotos con Valdés, llamativo en alguien como Faraldo, habituado a capitalizar, cada foto e instante con el gobernador.

Propuestas de la Libertad Avanza ya existieron, no sorprende, ya que Faraldo comulga con las ideas de la motosierra.

Tiempo para decidir aún tiene por delante.

Lo concreto, es que, en el mes iniciante de abril, saldrá al ruedo político nuevamente.

Ahora bien, si pretende ser un candidato a intendente, debe poseer ideas claras de como afrontaría los problemas de una ciudad compleja como Paso de los Libres.

Hasta ahora, su política solo se basó en el acompañamiento a las celebraciones del Día del Mate, el Día de la Tradición, el Día de la Madre, el Día del Niño y la Festividad de San Juan. Con eso no alcanza.

Quien aspira a un ejecutivo municipal, debe tener una visión, con propuestas en materia de seguridad, salud, medio ambiente, educación, transporte público, solo por mencionar algunos ejemplos. Poder enunciarlas es importante, ya que la ciudadanía tiene el derecho a conocerlas, sino la política erróneamente se transforma solo en poses para las fotos, vaciadas de contenido.

Le espera un replanteo, una nueva etapa. Trabajo territorial, demostró tenerlo, pero la sociedad en la actualidad, pero la sociedad en la actualidad, también demanda otras cosas, no todo se soluciona con la rosca política.

QUE SE ROMPA PERO QUE NO SE DOBLE

La interna por la titularidad del Comité de la UCR, es difícil decodificarla.

La convocatoria, todavía no se hizo en la provincia, sin embargo, en el ámbito local, existen muchos movimientos bajo la superficie. Todos los dirigentes hablan con todos, es la premisa.

De las tertulias, surgen hipótesis de todo tipo.

Una de ellas indica, que el actual Presidente, “Chelo” Sincovez, podría repetir un nuevo período.

Otra versión señala, que “Tacuara” Cendoya, podría ser la prenda de unidad, entre las corrientes Radicales. Un dato, tiene buena llegada al Gobernador Valdés, algo que careció y sufrió Sincovez, durante sus dos años de mandato. De manera sigilosa, Cendoya trabaja para ese propósito.

Un nuevo grupo asoma en la interna ucerreísta, “Reencuentro Radical”, cuyas caras visibles son las de Oscar Acebal (h), Matías Almeida y el avezado dirigente, Armando Pérez. Plantean que “el radicalismo viene de derrota en derrota electoral desde el 2017, y que es el momento de la renovación”. Cuentan que estarían dispuestos a dar batalla interna por la conducción del partido. Veremos dijo Lemos.

La interna está enmarañada, hay quienes abonan la idea de que la actual concejal, Tania Bonpland podría ser la presidenta del partido de Alem e Irigoyen, visto esto, como una jugada suspicaz del Senador Nacional, Eduardo Vischi, para bloquear las aspiraciones de Oscar Acebal. De acuerdo a esa elucubración, Acebal (h) mantiene una amistad con Bonpland, este hecho neutralizaría el accionar político del empresario de medios. Los que derriban esta idea, sostienen que la joven dirigente, todavía no tiene la suficiente envergadura, para ponerse al hombro, el partido. En fin, la política todo lo puede.

En un punto coincide gran parte de la dirigencia radical: la interna debe evitarse.

Llevar adelante un proceso electoral interno, implicaría que el resto de los partidos de su alianza (ECO), “les cuenten las costillas”.

El radicalismo tuvo su última gran interna partidaria en el año 2001. Su electorado, y una porción de sus afiliados, a partir de la experiencia de Cambiemos (Macri) en el 2015, se corrieron más hacía la derecha y con la llegada de Milei al gobierno, extremaron más sus posturas hacia la ultraderecha, abandonando paulatinamente sus banderas.

Un claro ejemplo de ello, fue el último 24 de marzo, el Día de la Memoria, Verdad y Justicia. Por desinterés, el Comité no participó de la marcha para recordar la fecha. Solo participaron dirigentes de manera individual como Susana Espinoza, Juliana Frete, Alejandra Carlsson, y otros pocos, como forma de resistencia, a entregar principios y luchas junto al pueblo. Si hubiese tenido intenciones el Comité, hubiera realizado su propio acto, pero claramente no le interesó.

En síntesis, es muy difícil en un partido que se va vaciando de contenido, realizar una convocatoria masiva de afiliados para votar.

Esta nueva lógica del radicalismo, tiene explicación, no solamente, porque la administración provincial de Valdés, necesita recursos de nación, sino porque a la vez, se siente cómodo con las medidas económicas implementadas por el gobierno nacional y las comparte plenamente. El Senador Nacional, Eduardo Vischi, presidente del Bloque de la UCR, no está exento de esta línea de pensamiento.

¡¡¡ Que se rompa pero que no se doble !!! … Parece cada vez más difícil en estos tiempos, poder cumplir el testamento político de Don Leandro N. Alem, uno de los fundadores de la Unión Cívica Radical.

Volviendo un poco a la política doméstica, y ya que estamos en el espacio opositor local.

Sin dudas que Ana Miño es la dirigente con más volumen político de la oposición y la más beligerante.

Todo indica que podría ser la candidata a intendenta del “petequismo”, ahora bien, que luego sea la candidata aceptada por la UCR y por ECO, “es otro cantar”.

Con una alta exposición en las últimas semanas, producto de sus denuncias en el Concejo Deliberante (tema del cual referiré puntualmente en otro artículo).

Su debilidad política radica, en que no supo o no quiso construir territorio propio, que la solidifique, lo que la deja a expensas del dedo de “Peteco” Vischi o el mismo Valdés.

Pese a ello, su activo es que sabe antagonizar como nadie, con el gobierno municipal, convirtiéndola en una figura potente de la oposición.

Habrá que ver, con el tiempo, cuanto le rinde como metodología política, el “denuncionismo permanente”, ante la sociedad, sin mostrar caminos alternativos, o lo que es peor, sin capacidad de “reinventar” su figura.

La última, los Libertarios, todavía siguen en vías de organización, muy dispersos, y sin un liderazgo claro que los aglutine.

Cada uno atiende su juego, todos con la mirada puesta en el 2025.

Por Ignacio Villanueva


Miércoles, 3 de abril de 2024

Copyright ©2008
Surcorrentino.com.ar
Todos los derechos reservados

DESARROLADO POR:
www.chamigonet.com.ar