Jueves, 22 de Febrero de 2024
  
22/02/2024 12:08:05
Deportes
Argentina desfiló con un abanderado de lujo
Compartir en Facebook    Compartir este artículo en Twitter    Compartir este artículo en WhatsApp    Imprimir esta nota
Viernes, 8 de agosto de 2008

Emanuel Ginóbili encabezó la delegación de nuestro país en la apertura oficial de los Juegos Olímpicos. El bahiense, medalla de oro junto al seleccionado de básquetbol en Atenas 2004, se mostró muy emocionado al recibir la ovación del Estadio Nacional de Beijing.

Lo soñó, lo esperó, lo vivió. Y lo disfrutó. El reloj marcaba las 22.10 en China, las 11.10 en nuestro país, cuando Emanuel Ginóbili pisó el Estadio Nacional de Beijing y abrió el camino de la delegación argentina en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos.

La bandera celeste y blanca recorrió el "Nido de Pájaros" en su mano izquierda, esa zurda que hizo magia en las ligas más poderosas del planeta y que hace cuatro años fue vital para que el seleccionado de básquetbol se subiera a lo más alto del podio olímpico. El gran reconocimiento para Manu llegó, y bien merecido lo tiene. La emoción en su rostro lo decía todo. De Bahía Blanca a la cima del mundo, todo gracias a esfuerzo y talento.

Enseguida aparecieron los otros 139 argentinos que participaron del desfile, entre atletas y miembros del Comité Olímpico nacional. La infaltable alegría de Las Leonas, las risas de los nadadores Meolans, Pereyra y Otero, el asombro del garrochista Chiaraviglio, la felicidad de la judoca Krukower, todas postales argentinas en la fiesta de Beijing 2008.

¿Se podrá repetir lo hecho en Atenas y lograr dos medallas doradas? Difícil saberlo, a esta altura. Por el momento, nuestro país se dio el lujo de desfilar con un número uno a la cabeza.


Viernes, 8 de agosto de 2008

Copyright ©2008
Surcorrentino.com.ar
Todos los derechos reservados

DESARROLADO POR:
www.chamigonet.com.ar