Jueves, 22 de Febrero de 2024
  
22/02/2024 12:27:11
Deportes
La Selección Nacional tuvo su segunda victoria en los JJOO y ya está en los cuartos de final
Compartir en Facebook    Compartir este artículo en Twitter    Compartir este artículo en WhatsApp    Imprimir esta nota
Domingo, 10 de agosto de 2008

La Selección argentina masculina de fútbol aseguró hoy su boleto a los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Beijing, al derrotar justificadamente a Australia por 1 a 0. Ezequiel Lavezzi coronó una gran jugada colectiva con un toque de derecha que venció la resistencia australiana.

La Selección argentina masculina de fútbol aseguró hoy su boleto a los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Beijing, al derrotar justificadamente a Australia por 1 a 0, en uno de los partidos de la segunda fecha del grupo A disputado en Shanghai.

A pesar de haber generado un sinfin de situaciones, el gol "albiceleste" llegó a los 32 minutos del segundo tiempo, cuando Ezequiel Lavezzi coronó una gran jugada colectiva con un toque de derecha que venció la resistencia australiana.

Con este resultado, los conducidos por Sergio Batista consiguieron la clasificación a la siguiente instancia del certamen, y definirán su posición en el grupo el próximo miércoles a las 8:45 (hora argentina) frente a Serbia.

Argentina se encontró con un equipo que sólo pretendió defender y que ni siquiera con la desventaja en el marcador se decidió a salir a buscar el partido delante de la línea de mitad de cancha.

Australia salió a la cancha con un rígido esquema 4-4-2 y algo nervioso, muestra de eso fue la primera pelota que tocó Adam Federici, quien quiso rechazar con el pie y le pifió al balón.

Lionel Messi era un dolor de cabeza para los australianos, que no podían pararlo mientras encaraba en velocidad, como a los 6 minutos, cuando se metió en el área y remató de derecha por arriba del travesaño.

Fue un monólogo de Argentina ese primer tiempo, a pesar de algún que otro contragolpe que intentaban los oceánicos pero que siempre terminó con un tiro defectuoso y no inquietó a la defensa argentina.

Tanto era el despliegue argentino en ataque que hasta Javier Mascherano se daba el lujo de llegar al área y probar al arco defendido con seguridad por Federici.

La sociedad Juan Román Riquelme-Messi hacía estragos cada vez que encontraba huecos entre las líneas de medios y defensores australianos, pero todo el dominio argentino no podía plasmarse en el marcador.

El primer tiempo terminaba con un claro dominio "albiceleste", aunque algunos "baches" temporales hacían que el juego argentino no conformara del todo al "Checho" Batista.



Australia contra las cuerdas

En el arranque de la segunda etapa, Argentina mostró su mejor pasaje, arrinconando a Australia contra su propio arco y haciendo lucir al arquero oceánico.

Fabián Monzón, Riquelme y otra vez Mascherano probaron suerte, pero la falta de puntería hacía que Argentina no pudiera quebrar la resistencia.

Messi probó una vez más encarando, con paredes, apilando australianos dentro del área, girando y rematando por arriba del travesaño.

Pero como si se tratara del mejor boxeador, Argentina cambió por algunos minutos su mentalidad, dejó venir a Australia y le dio una muestra de su propia medicina.

El reloj marcó 32 minutos, Riquelme manejó la pelota en el tiempo justo, pared con Messi, apertura para el ingresado Angel Di María -que nuevamente le cambió el aire al ataque-, quien cambió de primera para Lavezzi, que con un gran toque de derecha, venció a Federici.

Apenas se reinició el juego, Australia tuvo la chance del empate, pero Oscar Ustari demostró estar atento y contuvo el remate manso de Nikita Rukavytsya.

El desahogo argentino llegó con el "pitazo" final, que otorgó la clasificación para los cuartos de final y demostró que a este no se le puede dar un minuto de ventaja, porque no perdona.


Domingo, 10 de agosto de 2008

Copyright ©2008
Surcorrentino.com.ar
Todos los derechos reservados

DESARROLADO POR:
www.chamigonet.com.ar