Jueves, 22 de Febrero de 2024
  
22/02/2024 11:01:38
Política - Juicio Político
El Superior sigue con la cara pintada
Compartir en Facebook    Compartir este artículo en Twitter    Compartir este artículo en WhatsApp    Imprimir esta nota
Sábado, 16 de agosto de 2008

No todos los supremos coincidieron y de hecho uno de ellos lo plasmó en una fuerte disidencia. El otro se retiró antes de finalizar el acuerdo, visiblemente indispuesto aunque después de que concluyó la sesión del Senado por orden del presidente le llevaron a firmar la resolución que con paciencia esperó el fiscal Sotelo, parte interesada en el conflicto. Desde el Gobierno no habrá concesiones. La Justicia seguirá con los grifos cerrados, y algunos que esperan su jubilación deberán seguir esperando. Ha caído mal no sólo la última jugada de seguir dilatando una decisión sobre la constitucionalidad del artículo 182, sino la difusión amplificada que comienza a darse respecto a que no se habilitaría al actual gobernador para su reelección, en una interpretación de la nueva norma constitucional.

La acordada del último jueves que emitió el Superior Tribunal de Justicia (STJ) fue otra declaración de guerra al Ejecutivo. No sólo porque fue firmada por el enjuiciado -por presunta inhabilidad mental y física- ministro Juan Carlos Codello, quien "puso el gancho" en la residencia oficial que ocupa en la Costanera, porque se había retirado de su lugar de trabajo mucho antes, sino porque entró a jugar fuerte y se metió de pesado al trascender que se preparan para entender en la cuestión de la reelección, que para algunos juristas está rodeada por vacío en la nueva Carta Magna que la autoriza.
Lo que hizo el cuerpo fue esperar que termine la sesión del Senado y ahí emitir una resolución que en voto dividido pateó al córner la decisión de fondo en el planteo de nulidad que hiciera el fiscal general César Sotelo, que demanda la inconstitucionalidad del desdoblamiento del Ministerio Público y que no por nada se demoró sine die por parte de los supremos.
En el Alto Tribunal es algo más que "un secreto a voces" que se cocina "a fuego lento" la inhabilitación legal del actual gobernador para su reelección. Dado que el Superior sería llamado a interpretar lo que algunos consideran un vacío en el nuevo texto constitucional, esto es si la actual fórmula gubernativa puede ser reelecta a partir de este período o ese artículo recién rige para quienes asuman el 10 de diciembre de 2009, todo indica que esta pelea recién empieza.
Pero a pesar de lo que se informa por separado, y sobre todo luego de la audiencia pública de la semana que se va, en la que los propuestos por el Ejecutivo para cubrir los cargos de Defensor y Asesor General del Poder Judicial -Jorge Semhan y Gabriela Aromí- en la que no hubo ninguna impugnación, es casi un hecho que el Senado avanzará en los acuerdos pendientes más allá de la cautelar dispuesta por el Superior. En este punto, lo único que demuestra la demora en la resolución de la cuestión de fondo es que existe una motivación política.
Por otra parte, y así lo corroboró el comunicado del Colegio de Magistrados, ya no se puede ocultar la preocupación de éstos por la tensa situación que se sigue creando, las limitaciones presupuestarias, y la política persecutoria seguida por la Corte Provincial presta a recibir un mandoble por parte de un camarista penal de Paso de los Libres.
Así las cosas, y acerca de la suerte que correrá el ministro del STJ, se descuenta que la Comisión de Juicio Político de Diputados no podrá cumplir su cometido en el término de 20 días que contemplan las normas vigentes. Esto es así porque existe el compromiso de dar oportunidad a que se expidan los profesionales que juzgarán sobre la presunta inhabilidad del juez quien con lo sucedido el jueves, cuando tuvo que retirarse antes de poder firmar el acuerdo, deja demostrado que la situación no da para más.
Fuentes extraoficiales confiaron a este diario que Codello debió ser ayudado a retirarse del Superior antes de concluir el trámite y lo hizo con dificultades notorias. Aunque lo más curioso de todo fue que el fiscal Sotelo, que al ser parte interesada no podría estar presente, se ocupó de no moverse hasta el final del encuentro para esperar que lo que se "cocinó" saliera del horno, pero sin dejar de monitorear que la sesión senatorial terminara.

Fuente Diario El Libertador


Sábado, 16 de agosto de 2008

Copyright ©2008
Surcorrentino.com.ar
Todos los derechos reservados

DESARROLADO POR:
www.chamigonet.com.ar